Fuensanta La Moneta Inicio
Fuensanta La Moneta Biografia
Fuensanta La Moneta Espectaculos
Fuensanta La Moneta Prensa 2015
Fuensanta La Moneta Fotos Paso a paso
Fuensanta La Moneta Videos
Fuensanta La Moneta Agenda
Fuensanta La Moneta Contacto
Fuensanta La Moneta Prensa 2015
Fuensanta La Moneta Prensa 2014
Fuensanta La Moneta Prensa 2013
Fuensanta La Moneta Prensa 2012
Fuensanta La Moneta Prensa 2011
Fuensanta La Moneta Prensa 2010
Fuensanta La Moneta Prensa 2009
Fuensanta La Moneta Prensa 2008
Fuensanta La Moneta Prensa 2007
Fuensanta La Moneta Prensa 2006
Fuensanta La Moneta Prensa 2005
Fuensanta La Moneta Prensa 2004
Fuensanta La Moneta Inicio
Fuensanta La Moneta Homepage english

- MIDI LIBRE 16/1/2012 Roland Massabuau.

(Festival de Nimes)

“La Moneta” dans la grande cour

Sur scéne, elle est "La Moneta", pseudonyme emprunté au surnom, féminisé, de toute sa famille. Et depuis hier soir, á l´unanimité du public présent au théâtre, elle a atteint triple M. Comme la premiére lettre de son nom de scéne, bien sûr, mais aussi M comme magistrale et magnifique. C´est le crédit que lui a apporté le spectacle, devant une salle bondée, programmé dans le cadre du festival flamenco et elle assurait la derniére partie.
“…Mais, et lá, sans réserve aucune, c´est avec Fuensanta La Moneta que le théâtre entier impressionné par la classe et la performance, á tous les niveaux, réalisée par l´artiste, a salué une danseuse franchissant avec panache les portes de la grande cour. D´une intensité renversante, avec un zapateo á la fois nuancé et vibrant, une aisance gestuelle digne des meilleures, une intuition chorégraphique et une énergie qui en disent long sur la lette compléte de ses possibilites, elle a maintenu constants la tensión et l´impact du moindre des signes de son vocabulaire flamenco. Grenade a une nouvelle reine. “


- DIARIO DE JEREZ. 8/3/2012 Fran Pereira

“Entre rabia y arrebatos de puro arte”

“…La Moneta tuvo destellos de alegría, destellos de pena, destellos de impotencia, de rabia y sobre todo y lo más importante, destellos de gran artista porque cuando Fuensanta dice aquí estoy ya no hay quien le tosa…”


- LA VOZ DE JEREZ. 9/3/2012 Javier Prieto.

“La antología de bailes lleva a La Moneta a una catarsis de jondura”

“…Perdonen que el texto no respire, pero el baile no lo hizo en ningún momento y quisiera que sintiesen el vértigo de la propuesta de La Moneta. Y así, sin miramientos, “Extremo Jondo” llego a su fin. Con una bailaora exhausta y un público agradecidamente entregado. Tomen aire.

La Moneta bailó y bailó, dejo sonar a sus compañeros y armó la marimorena en un momento…”-


- EL MUNDO. 9/3/2012 Manuel Martín Martin.

“…Con la minera de Luis Mariano es cuando la bailaora granadina gana en calidad, ofrece su cara más esperada, clava sus ojos en el respetable y con dos quiebros que te matan y tres braceos de singular hermosura, inmoviliza al personal…”

- LA FLAMENCA. 7/3/2012 Roberto D´Armiento.

“Predestinada”
“…Fuensanta viste un traje naranja y negro con mantón naranja, su figura es algo retro, sus juegos con el mantón nos brindan una imagen de antaño. Una bailarora de raza con pose firme y dispuesta a desplegar esta noche todo su quehacer flamenco. Un percance insólito, a la vez que intrascendente, enfría por momentos el arranque: Fuensanta pierde un zapato en el escenario.., pero la bailaora no pierde la compostura, sigue su pieza hasta perderse detrás de las bambalinas de donde saldrá después de unos instantes como si nada. Nada puede parar a La Moneta esta noche. Suena la caña y Fuensanta baila con personalidad, inspirada, despliega una admirable variedad de recursos rítmicos, coreográficos, y todos interpretados con la necesaria medida e intensidad. Las transiciones son casi imperceptibles, no hay solución de continuidad, las alegrías corren por bulerías y el ritmo de amalgama se convierte en el colchón de unos abandolaos. Fuensanta baila airosa, utiliza todo el cuerpo, vueltas quebradas, muñecas, juego de pies sin abusar, cadera. Baila como si estuviera en trance, alterna momentos de énfasis tribal con movimientos de gran elegancia. Cambia el palo, pero La Moneta no sale del escenario, esta cómoda, se sienta y contempla los aires mineros que Luis Mariano interpreta; no descansa, espera su momento y allí llega, una vez más se inventa y reinventa, hombros, caderas, braceo, La Moneta condensa fuerza y poesía, intensidad y fraseo. Después de cuarenta minutos la Granadina sale del escenario y lo hace solo para cambiar de traje y vestirse de negro; mientras, Miguel Lavi se encarga de poner eco plazuelero y cantes de fragua. Argucias rítmicas del atrás permiten convertir ese instante denso en bulerías de Cádiz, en las que Fuensanta baile con gracia y salero antes de que, sin casi darse cuenta, las bulerías se hayan convertido en serrana. En la sierra hace fresco y Miguel Lavi, jondo y certero en este palo, ofrece una chaquetilla a La Moneta que baila con buen dramatismo interpretativo este bonito fragmento. El cajón de El Cheyenne late hipnóticamente y de repente nos encontramos en medio de unos tientos en los que Fuensanta mueve sus hechuras haciendo presagiar otro gran momento que sera, como no, por tangos. La Granadina lo hace todo con tal naturalidad y flamencura que imparte sobre las tablas una clase magistral por tangos, pieza con la que se despide sin mas coletillas, a sabiendas de que el pescado, del mejorcito, esta vendido y el publico, antes de que se vaya, ya la echa de menos…”


- EL NORTE. MONTERREY. MÉXICO 28/4/2012 Andrea Menchaca.

¡Qué intensidad!

“…Fuensanta “La Moneta”

Quedó anoche al servicio del cante y el público del Auditorio de San Pedro quedó a sus pies…Fuensanta invoco el espíritu del duende, dejándose llevar por la estela que le dejaba el vivido cante de Miguel Lavi…”


- L`EXPRESS. 5/5/2012. Emilie Cailleu.

Puissante, ensorcelante, fougueuse. La maturité artistique de “La Moneta”, qui présentait son spectacle “Extremo Jondo” à La Villette, la place parmi les grands danseurs de la scène flamenco actuelle.
Tout est là: voix du cantaor, la guitar, le son du cajon et les palmas. Pourtant on ne voit qu´elle, comme si le reste n´était que décor et ambiance. Fuensanta “La Moneta” occupe tout l´espace et l´habille de son propre univers. Sa bata de cola (robe de flamenco) est suffisamment discrète pour que notre regard soit happé par son zapateado (la frappe de ses pieds), les mouvements de ses mains et les contorsions de son corps.
Cette danseuse native de Grenade a beau être un bébé dans la profession (elle est née en 1984), on la considére déjà comme une des bailaoras les plus remarquables de la génération actuelle du flamenco.
La Moneta surprend par l´authenticité et la maturité propres à ceux qui ont déjà bien vécu. Son expression dramatique, sa maîtrise du rythme et de la technique brouillent avec culot les frontières du flamenco, classique et moderne, Elle bat la mesure de ses “tacones”, prenant la liberté d´accompagner ou non la musique. Imposant un style à la fluidité et la fraîcheur fascinantes.

- VOLANDOVENGO BLOG 6/6/2012 Jorge Fernández Bustos

“Lo que trae el aire”

El aire es caprichoso. El aire va y viene. El flamenco que presentó La Moneta en el teatro Isabel la Católica el lunes, 4 de junio, coincidiendo con el primer día de las fiestas del Corpus de Granada, fue como el aire, como ese viento que va y viene a capricho, que lleva y que trae a voluntad.

Comienza por granaínas. Se escora a la izquierda, pues sus músicos se agrupan a la derecha. Rompe la simetría y rompe moldes con su parquedad. La luz es bondadosa y desvela todos los secretos. No hay nada que ocultar. El sonido también es impecable. Se aprecia hasta la ausencia de taconeo en esta primera pieza. Sólo el cuerpo canta. Con bata leonina y mantón, le baila al cante que, como ella, es una ceremonia. Primero Juan Ángel Tirado y su personal caja de música, después Jaime Heredia ‘El Parrón’ y el bronce en su voz. El remate

antológico lo pone Manzanita de Granada y su torrente.

En los abandolaos sin baile se estrenan los cantaores Miguel Lavi de Jerez y David ‘El Galli’ de Morón. Qué lujo de voces, qué lujo de timbres. Todos distintos, complementarios, admirándose mutuamente, imponiendo su paladar.
Vuelve la bailaora por soleá con su vestido sangre con tres volantes. El compás preciso, su mirada, sus silencios, su caída y sus desplantes dejan clara su apuesta: el cante es el idioma, ella la intérprete; el cante es libre, ella inventa; el cante crea, ella recrea. El remate por bulerías es una fiesta donde parece que la granadina entra en trance. Se deja llevar y no teme al vacío ni a san Vito.

La guitarra se queda sola para hacer entrega de una bella bulería. Luis Mariano es el sonido del monte. Trasmite amor y desamor, fuerza y calma. Lo acompaña especialmente fino Miguel ‘El Cheyenne’ con el cajón.
Luis queda sólo y comienza la farruca. Con un traje negro de pantalón y la espalda descubierta, Fuensanta descubre otra forma de bailar. La farruca cambia de sexo. Ahora es sinuosa y sensual. Los pies cantan la ausencia de voces. El cielo es suyo.

Una rueda de martinetes nos descubre la grandeza de los cantaores, su buena forma, su pique sano. Se miran y se gustan. Se pasan el testigo jaleando los requiebros y pellizcos del compañero. La seguiriya viene rodada. Posiblemente es el estilo que más identifica a La Moneta. El dramatismo se hace liviano y la mueca con la contemporaneidad sabia que ha impregnado todo el concierto.

El fin de fiestas, después de los saludos, viene en forma de tangos, donde los cantaores cantan a voluntad y se hacen corales cuando son del Camino. Fuensanta, con más libertad que nunca, baila a los postres.


- IDEAL 6/6/2012 José Manuel Rojas.

“El Cante Rinde Tributo a La Moneta”

Pocas son las que mandan y pueden pero aún son menos las que respetan y comparten. Esta reflexión es una de las principales valoraciones que deben pasar por la cabeza de cualquiera al salir de ver bailar a Fuensanta La Moneta. Y es que si en “Extremo Jondo”, la granadina declaraba bailarle al cante en “Lo que trae el aire” a pesar de no tener un guión establecido, se respira una primitiva estructura similar aunque con tintes más cercanos a la simbiosis. Un póker de cantaores se crecen en constantes relevos por diferentes palos apoyados por el colosal trabajo de Luis Mariano a la guitarra y la primorosa percusión de “el Cheyenne”. Todos trabajan para el placer del público pero igualmente para la satisfacción personal del momento. Esto no es un mero encargo, es un reto entre amigos donde ninguno quiere quedar por detrás del otro y eso se trasmite a modo de sana competición. Con estas mimbres cualquier bailaor se crecería y en el caso de Fuensanta, se configura una transición a ser enorme, casi titánico. Llena el escenario del teatro Isabel la Católica con un repertorio de figuras por granainas adornadas por los vuelos de mantón y bata de cola; protagoniza un crescendo por soleá donde hasta los neófitos al flamenco aplauden a rabiar.

Y sin querer, ya hemos entrado en su ritual, un espacio donde el receptor está hipnotizado por cada una de sus miradas, y donde la suma sacerdotisa del baile podría hacer lo que quisiera pues ya nos ha embrujado. Pero sin trampa ni cartón, sino en base a un credo donde no hay mentiras. Únicamente entrega.

Pero más allá de lo que pudiese parecer un acto fervoroso e instintivo, La Moneta escucha cada acorde de guitarra, se alía con cada golpe de cajón y respeta con toda la intención del mundo cada letra de sus cantaores. Todos cantan de todo, pero cada uno se lleva un premio. Redondo Miguel Lavi por soleá, potente y con gusto “El Galli” a ritmo de abandolaos, hiriente en intenso “El Parrón” por seguirilla, inapelable Juan Ángel Tirado con su martinete y cercanos a la vez que añejos los tangos de “El Nitro”. La Guitarra tiene igualmente su momento, aunque su momento es igualmente toda la noche. Junto a un solo apoyado por percusión, Luis Mariano borda una farruca 2.0 donde el baile se torna modernista y el respetable sueña con las formas de Fuensanta gracias a un vestido negro que deja toda su espalda al aire. Se acerca el final con una ronda de martinetes y la penúltima coreografía de la noche por seguirillas en esta ocasión aunque, finalmente, en un bis por tangos habrá otra patada importante.

Aquí sale más que nunca ese salvajismo que las bailaoras granadinas no deberían de perder, esa frescura que

no debe educarse, ese bailar lo que trae el aire.


- GIRALDA TELEVISIÓN 28/9/2012 ANTONIO ORTEGA.

“…La Moneta cuando se pone a bailar por derecho que es lo que hizo anoche, encandila los sentidos de los aficionados más exigentes, en su baile nos regala detalles de las más grandes bailaoras de la historia, pero los adereza con su propia personalidad sacándole un jugo que sabe a raíz de la tierra…” “… bailó un paso a dos con Javier Latorre que quedara en los anales de esta Bienal…”

Dio una lección de flamencura sin más protagonismo escenográfico que el baile de una artista brillante y elocuente en sus formas. Fuensanta la Moneta se dejo la piel en el escenario en este recital de baile cien por cien flamenco, sin edulcorantes, bailando por derecho, ella sola y su jondura.

“…contó con la colaboración del maestro Juan José Amador en el cante por seguiriyas, evocación de una de sus bailaoras de cabecera la Gran Carmen Amaya a la que la bailaora le hace constantes guiños en su baile…”
“…También contó con la colaboración especial del bailaor y coreógrafo Javier Latorre. Su baile es como la arquitectura de una catedral, una obra de arte. El baile de Latorre es de excelencia porque todo en él se desarrolla en un lenguaje corporal que no se anuda a las tensiones, bailar en él es lo mismo que parpadear, no es una postura, es una prolongación más de su cuerpo. El pozo de sapiencia que ahora atesora le ha dado finura y elegancia. Solea Apola, la maestría de Latorre se fundió con el temperamento de La Moneta en el paso a dos. Son dos conceptos alejados, pero la unión fue encantadora…”

“…La Moneta en este recital naturalizo el baile y despejo el desconsuelo de una afición afligida por el impurismo de la falsa vanguardia, con música de Luis Mariano, guitarrista del montaje la artista además interpreto farruca, malagueñas, zapateados, tientos, zambras, jaleos y solea por bulerías.

“…Su flamencura fue suprema, repleta de detalles, en los tangos se supero, lo dio todo sin salirse de la llave se rebusco una y otra vez sacando gestos y movimientos que acunaron un sabroso paladar, se dolió en la tragedia de la seguiriya, sentención en la solea y fue un río de jubilo en los estilos festeros. Sus brillantes zapateados mandan en su baile pero no lo condena porque la vehemencia de La Moneta encuentra el temple cuando lo que baila y lo que cuenta es una misma cosa…”


- SEVILLA FLAMENCA 28/9/2012 Alejandro Medina Merino

Al son de la malagueña y la farruca vemos una Moneta más clavada, atenta a la colocación del cuerpo. A veces buscó posturas forzadas, pero aun así aparece siempre el aroma de la inspiración. La visión de esta granadina del baile flamenco actual no cede el mínimo espacio a la banalidad. En el zapateado se aligeró, conectó mejor con el cuadro y empezamos a relajarnos para ver bailar de una manera única, lo que empieza a ser exclusivamente el baile de La Moneta. Ese baile no es misericordioso, no conoce el alivio, esta enfrascado en una tragedia flamenca de aire oscuro y denso.

La seguiriya es un puñal que se le clava y sobre el que ella se retuerce, luchando con la fuerza volcánica de sus pies. Cuando parece que la tierra va a quebrarse, la Moneta alza la cara y nos corta el aliento. Su cara es el centro de su expresión, lo más jondo de ella misma en un cuerpo flamenco que lastima y con el que se lastima.
Fuensanta la Moneta fija su discurso en los pies y la torsión del tronco. Esto puede gustar o no, ya que la feminidad tiene aquí una versión más terráquea que sensual. Los brazos no tienen papel primordial, raramente coronan la cabeza. Sus torsiones parecen buscar el dolor de sus pies, para luego, por un instante, liberarse, erguirse y fijar los ojos en el público: ¡Ay! El momento más brillante de la noche llegó en la soleá a dúo con Javier Latorre, quien fuera su maestro. La fuerza ciclónica de la Moneta se lanzaba contra la quietud de Latorre; su baile varonil y alzado amansaba los empellones de Fuensanta, que bailaba como el viento silba entre los árboles. Flamenquísimo, emocionante.

Con la soleá por bulerías entramos en otro ciclo emocional, y nos regala estampas inolvidables. Pero fue en los tientos con aires de zambra donde la Moneta abrió el frasco de la sensualidad: aparecen los brazos y las caderas, el juego de volantes, la magia del Sacromonte…Nuestro pecho se abre y palpitamos con los aires moros porque La Moneta nos está dejando enamorados de ella. En los jaleos finales ya estamos entregados, bien despachados de baile.

El espectáculo tiene aspectos mejorables, como la iluminación y algunos momentos del cante, pero tenemos que darle las gracias a todos por traernos tanto flamenco, de ese del que estamos tan necesitados.


- ABC SEVILLA 29/9/2012 Marta Carrasco.

“Baile de Granada de verdad”

“La Moneta paso a paso” es una obra honesta, seria y pensada para responder exactamente a su nombre. Es decir, dar a conocer el baile de esta granadina que se enfrenta sola a su baile y al público.

Bien rodeada de un lantel de cantaores y con la sola guitarra de Luis Mariano, Fuensanta La Moneta lleva su baile hasta la maestria. La obra está dividida en tres episodios, “Sobre mis pasos”, por farruca, malagueña y zapateado; “Hados” por soleá apolá y seguiriyas y “Vereda”, tientos azambreados, jaleos y solea por bulerías.

Todo ello con dos colaboraciones geniales: Juan José Amador y Bobote.

Pero además de mostrar su baile la Moneta quiso recuperar a un bailaor al que no veíamos, en un escenario de la Bienal desde 1994, cuando intervino en un homenaje a Antonio el Bailarin: Javier Latorre. Estos 18 años de ausencia en los que Latorre se ha dedicado a crear, no le han quitado un ápice de su esencia bailaora. Disfrutó él y disfrutó el público con su baile.

El baile avanzaba poco a poco y fue por tientos azambreados y jaleos cuando salió Granada a borbotones. En un mundo tan homologado, donde todos se imitan la Moneta ha elegido diferenciarse. Así su baile es fuerte de pies, pero singular en brazos y torso. El Sacromonte, el Albaizin están impresos a fuego en el baile de Moneta. Echa hacia atrás la cabeza, alza los brazos y baila con los pies, y le falto hacer el cambré en el suelo de la famosa Golondrina. Me gusto lo que emana del baile de Moneta, porque va desde la sensualidad a la dulzura, desde lo académico a lo popular. Los jaleos y la soleá por bulerías fueron el broche de oro para una noche en la que una bailaora nos mostró su honesta forma de entender el flamenco, el de su tierra granadina. Me alegro que nunca olvide dónde están sus raíces.


  

Prensa 2012

Copyright © 2013 Fuensanta La Moneta

Webdesign by I. Rodriguez